15FEB

Los protocolos, Cheers y Tribunales


Coronavirus, series y cosas a cumplir



En esta pandemia, pocas palabras se han usado más que protocolo.

Un aliño a una ensalada que ya sabíamos, pero que había que ponerle orden, había que ponerle sal, pimienta y AOVE.
Un ejemplo de mi CCAA.
Son escasamente 16 protocolos diferentes.
Imagino a esos ciudadanos que moran en localidades limítrofes entre 2 comunidades autónomas...y mirando qué protocolo cumplir en cada caso, si puede salir a la comunidad vecina, si puede sacar a la niña al parque o si el bar estará abierto.

A mí, los protocolos me recuerdan a la mítica serie Cheers y el clásico: Nooooorm¡¡¡

 



El tipo entraba, tenía su sitio reservado en la barra junto a Cliff, Sam Malone le ponía la cerveza y ahí empezaba todo.
Eso es un protocolo aceptado e institucionalizado.

Cliff y Norm hemos sido muchos de los que hemos opinado durante la pandemia de casi todo: confinamiento, tipos de mascarillas, restricciones y ahora quien debe ir antes a vacunarse…

 

Los protocolos han sido cuestionados por tierra, mar y aire.
No sólo por Cliff y Norm, que no dejan de ser un contable y un repartidor de correos acodados en una estupenda barra de bar, sino incluso han llegado a Tribunales de Justicia.
No sólo ha sido “el señor de los cursillos”, los tribunales (especialmente los que llevan el apellido de Superior) han echado para atrás diversas instrucciones de diferentes CCAA.

Incluso llegando a obligar a vacunar a una anciana en Alicante, otra en Santiago y otra en Sevilla
Más allá de si hay base legal (no tengo ni idea) para obligar a algo que en teoría es voluntario, me sorprende y me preocupa la judicialización de decisiones sanitarias.

 

Entiendo el concepto de “garantía  jurídica”, en el sentido que la tutela de jueces y la Justicia están ahí para lo que se necesite.
Pero me intriga cómo alguien puede decidir sobre decisiones sanitarias, que habitualmente (y la pandemia nos lo demuestra día a día) no son fáciles ni previsibles, sin tener una gran experiencia/especialización en dicha área.

Recuerdo el fallecimiento de mi padre.
Tuve que luchar para su sedación (ríete de los cuidados paliativos en un Hospital de tercer nivel…bochornoso) y cuando la conseguí (porque hay profesionales que son magníficos) el protocolo era mantener los corticoides que llevaba desde 2 meses antes.
“ No podemos quitárselo porque es el protocolo”
Aquí no había Tribunal Superior.

 

Lo sé, mi estúpido cerebro igual salta de una serie cómica de hace 35 años a detalles del fallecimiento de mi padre, según voy escribiendo.

La pandemia se ha llevado por delante los mínimos cuidados paliativos que había -por necesidades de aislamiento- y muchos pacientes han fallecido solos (mi tía, por ejemplo). Y a la familia nos han informado en un pasillo en medio de una muchedumbre.
Sin más opción...nada.

Espero que esto no se quede (seguro que muchos profesionales han hecho acompañamientos) y que la judicialización de decisiones sanitarias se minimice.
Porque no necesito que mi médico o enfermera sean los mejores, ni que no se equivoquen…necesito confiar en ellos.
Porque no veo cómo voy a confiar más en un juez que en un profesional sanitario…cuando haya que tomar medidas sanitarias…aunque a veces me parezcan injustas y equivocadas.

15/02/2021






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis