09DIC

Telemedicina versus sistema líquido


la telemedicina es algo más que videollamadas



Desde el punto de vista de la administración, sabemos desde hace muchos años, que la cronicidad es un desafío, que ya no es emergente, sino presente.
A día de hoy en un país como el nuestro, 1 de cada 4 personas tiene una enfermedad crónica y , por tanto, a los que el sistema debe ayudar a cuidar.
Teniendo en cuenta que el sistema sanitario ya no es inamovible (como ha quedado demostrado en esta pandemia) y unido a la cronicidad, parece claro que no hay dudas que debemos ponerle un nuevo rumbo a la atención a los pacientes.

Desde mi punto de vista hay 2 retos fundamentales: girar hacia un modelo de autocuidado (obviamente con apoyo) y relacionarlo intrínsecamente con la calidad de vida.
Digamos, muy a lo bruto, que no nos morimos de diabetes a edades tempranas (aunque sigue habiendo fallecimientos, pero cada vez menos) pero necesitamos vivir mejor de lo que lo hacemos.

¿Cómo registra el sistema un concepto como la calidad de vida, que puede ser muy diferente en una persona y otra?
El reto ya no es medir variables clínicas, eso es relativamente fácil de hacer. Con la telemonitorización aún es mucho más sencillo.

El reto mayúsculo es diseñar un sistema que registre y mida con fiabilidad la calidad de vida de una población y gire las políticas en base a esos resultados.
Por si no me explico, en corto y derecho: menos resultados clínicos y más escuchar lo que necesita el paciente.




La telemedicina está más cerca de ser un modelo global de asistencia, un modelo líquido que se suele llamar.
No es un conjunto de herramientas, no es sustituir la visita presencial por la llamada de teléfono, la video conferencia…

Es tener una receta electrónica en condiciones, una continuidad asistencial con atención primaria, resto de especialidades y/o del país sin que el paciente sea el encargado de ir contando qué le ha dicho “el otro profesional”, una carpeta de salud ciudadana, un sistema de comunicación síncrono y asíncrono, usar webs, blogs o redes sociales como canales de formación y comunicación global…


Un elemento importante que nos va a dificultar esto: la desconexión con el lado social, lo que llamamos bienestar social.
Es muy difícil mejorar un sistema de atención a la persona si sólo tocamos la esfera sanitaria…la salud está influida por la soledad, por los hijos, por el barrio, por los apoyos con los que se cuente..

 

Al final, la telemedicina (casi como excusa) es una oportunidad para un cambio, moverse hacia un sistema líquido, que debe apuntar hacia un modelo de atención al paciente en su globalidad, no parcelado, y ampliando el concepto de salud hacia algo más que enfermedades.

 

09/12/20






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis