12OCT

Pacienteocracia y niveles asistenciales


atención primaria



Escribo esto todavía con el resquemor de leer esta noticia (“una enfermera no tiene la categoría profesional necesaria para gestionar atención Primaria”) de los Colegios de Médicos de mi comunidad autónoma.
Ya no es sorpresa, incredulidad o indignación, es resquemor porque me causa desconfianza y recelo en quienes manifiestan ese argumentario.
Justo lo que menos necesitamos todos en una pandemia y en una crisis como esta: enfrentamientos, recelos, desconfianza, ausencia de compañerismo y trabajo en equipo.

Ni a los médicos les han enseñado “gestión” en sus años universitarios ni a los pacientes nos han enseñado a ser pacientes.
Dejémoslo claro, unos y otros aprendemos a ostias, a base de aciertos y errores.
Los más afortunados han pasado por un programa de Paciente Experto, o se han pagado un Máster en Gestión Sanitaria. Los menos, de uno y otro bando, están muy lejos de haber pasado por una formación.

 

Por otro lado, este hilo de Clara Benedicto me hace centrarme en lo importante, lo que pasa en realidad, el día a día de profesionales y pacientes en la atención primaria.
Leo a muchos profesionales de atención primaria exponiendo en redes sociales su penoso transitar por el trabajo diario en este año 2020, que sólo tiene de normal que Nadal gana Roland Garros.
“Malos tiempos para la lírica” y Golpes Bajos.
Canción y conceptos recurrentes que me vienen cada vez que leo tuits en este sentido.

 


Pacienteocracia vs triaje
Uno de los debates en AP, a tenor de lo leído, es si se debe abrir las puertas de par en par y dejar que el paciente acceda de manera libre (se supone que como hasta antes de la pandemia).
Por el contrario, la otra opción es realizar un triaje (tipo servicio de urgencias de un hospital) y a partir de ahí dar cita telefónica o presencial.
El problema es que yo concibo la AP (la sanidad en su global) de otra forma.

Con más de 30 años de transitar por consultas, tanto de primaria como de especializada, siendo paciente, siendo familiar-acompañante y siendo cuidador principal, algo de visión tengo.
Parcial, naturalmente.

 

Necesitamos que los médicos hagan de médicos y los pacientes hagan de pacientes.
Esta perogrullada propia de Mr. Wonderful, es mi definición del problema de AP, y casi de la sanidad.


Yo necesito un médico que me conozca: cómo soy, toda mi historia, mi entorno… porque sólo conociéndome puede individualizar mi tratamiento (que no es sólo farmacológico).
Y eso no se consigue con cupos enormes o agendas llenas para 15 días.
Que yo sepa que puedo acceder al médico cuando yo precise (salvo urgencia) y que el médico sepa que cuando pido un cita no programada es por algo, no es una chorrada.
No hay nada más motivador para un paciente (especialmente crónicos) que ser consciente que tienes a alguien que se preocupa por ti…una llamada, un whassap, un mail -todos inesperados y no programados- solamente para ver cómo van las cosas.
Ese ínfimo detalle es una pastilla de motivación enorme y que por unas/otras causas nunca se hace.

¿Imaginamos que hay suficiente sitio en una agenda de un profesional sanitario para citar a un paciente de su cupo solamente para conocerlo?


Necesito un sistema que no me utilice como “pedidor” (o al profesional como “cumplimentador”)
Si Educación (administración pública) me pide un certificado, yo -como paciente- no tengo por qué ir a otra administración pública (sanidad) a por un certificado (llámese informe escolar, certificado de penales, aptitud para trabajar, prueba de covid superada o informe de vacunas).

Seguramente no aplica un procedimiento administrativo (o sí) pero la ley 39/2015 de Procedimiento administrativo dice que tengo derecho” A no presentar datos y documentos no exigidos por las normas aplicables al procedimiento de que se trate, que ya se encuentren en poder de las Administraciones Públicas o que hayan sido elaborados por éstas”

Y también dice:” Quienes se relacionen con las Administraciones Públicas a través de medios electrónicos, tendrán derecho a consultar la información a la que se refiere el párrafo anterior, en el Punto de Acceso General electrónico de la Administración que funcionará como un portal de acceso. Se entenderá cumplida la obligación de la Administración de facilitar copias de los documentos contenidos en los procedimientos mediante la puesta a disposición de las mismas en el Punto de Acceso General electrónico de la Administración competente o en las sedes electrónicas que correspondan.”

Creo que, en general, minusvaloramos las enormes posibilidades de la tecnología en la administración.
Por ejemplo, el Registro Departamental
Las resistencias al cambio en la propia Administración (y en muchos pacientes) son bestiales.

 



Y un último problema.
Hay una enorme diferencia entre un servicio de Urgencias de un gran Hospital y un servicio de Urgencias de Atención Primaria.
Una enorme diferencia entre el Hospital y el centro de salud.
Las personas de a pie, las que -por suerte- no suelen acudir a los servicios sanitarios de manera periódica, van siempre al hospital, en cuanto tienen algo…sea lo que sea. Al centro de salud acuden, de manera secundaria, casi derivados desde urgencias…
Los que rutinariamente pisamos los edificios sanitarios, notamos la escasa continuidad asistencial, la diferencia de niveles, la ausencia de un ente único, la diferencia entre dos niveles…no es que uno sea mejor que otro, que no te solucione o no, es que son 2 cosas diferentes.
Y no nos entrenan para saber diferenciar de lo urgente, de lo prioritario o de lo demorable…
Porque mi cuerpo/mi salud no se divide, sólo es una.

En fin, que quizás es mejor callarse y no usar la denostada libertad de expresión, que al final todos abrimos el contenedor de dientes…

La situación la explicaba (y solucionaba) magistralmente, una vez más, Ignatius Farray

 12/10/2020






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis