29JUL

Trabajo en equipo


lo hacemos en la gestión sanitaria



No sé trabajar en solitario.
No me gusta.
Si tengo que hacerlo, como sucedió durante el confinamiento, lo hago.
Pero funciono mejor sintiéndome parte de un equipo de trabajo.
Me motivo más, produzco más, soy más creativo.
Tengo una red de seguridad que me hace sentirme más seguro e incluso más proclive al cambio.

Y no se trata de llevarme bien o mal, de ser más o menos amigo de tus compañeros de trabajo, tener más o menos confianza interpersonal.

Se trata de formar parte de algo
De sentir que formas parte de algo.
De creer que perteneces a una institución.

 

Es curioso, porque cuando pierdes esto último, recorres el camino inverso: desapego hacia la institución, no te sientes parte integrante de tu entorno, dudas cada vez que realizas una tarea, te cuesta horrores sacar adelante las tareas, me bloqueo con mucha facilidad ante retos nuevos…

Por eso es tan complejo escribir un blog en solitario…

 

Dicen que la confianza tarda meses en lograrse y segundos en perderla.
Pues igual pasa con el trabajo en equipo.
A veces la chispa la enciende un agravio comparativo entre un compañero y otro, un desplante, una mala contestación…no hace falta algo mucho más grave.
Y casi siempre se engrandece porque no se cierran los episodios, no se terminan como toca las discusiones, no se da cerrojazo a los temas que se trabajan.

 

 

Entonces, ¿qué hacemos?
El Mestre Manyez ofrece, como siempre, algunas pistas en su liderazgo punk: la brecha entre liderazgos basados en el individuo y liderazgos participativos, distributivos y open mind.

En un entorno como la gestión, sanitaria en este caso, difícilmente vamos a poder conseguir modificar los objetivos de nuestra institución, muy complejo buscar apoyos externos en un ecosistema fuertemente influenciado por la burocracia y la normativa, sin olvidar el famoso “si te mueves no sales en la foto”…

Y descartando, nos queda el liderazgo.
Que no tiene nada que ver con quien manda o el puesto en la organización.

 

Mi visión es que primero tengo que ser líder de mi mismo, de mis tareas y de mis responsabilidades.
Una especie de autoliderazgo.
No vamos a pedir al resto cosas que no hacemos nosotros mismos.

Y en esas estoy…intentando mejorar mis propios procesos, hacerlos accesibles y abiertos a cualquier compañero de trabajo, mejorar mi gestión de relaciones y contactos, compartir conocimiento que encuentro, colaborar siempre que puedo en todo lo que puedo, buscar oportunidades de mejora y aumentando mis oportunidades de equivocarme (es más rápido y fiable aprender así).

Y esto sí que me toca hacerlo en solitario…para poder trabajar mejor en equipo.
Si me dejan.
Si nos dejan.

¿Quieres verlo mejor?
Igual con un palo, lo entiendes

29/07/2020






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis