22AGO

Corregir el mal comportamiento…pero ¿cómo hacerlo en el ámbito de la sanidad?


Mal uso de los derechos como pacientes



En los últimos días he podido ver, en primera persona, comportamientos de pacientes que podemos calificarlos como improcedentes, siendo muy benévolo al adjetivarlo.

 

Caso 1

Hace poco, se advirtió la desaparición de una bala de oxígeno.
Todas las balas de oxígeno llevan un chip que permite su localización dentro del Hospital y además permite comunicar su bajo nivel de reserva para agilizar su sustitución.
El sistema, al no localizar la bala dentro del Hospital durante varias horas, emite un mensaje de error.

Varios días después, observamos -con absoluta incredulidad- cómo un paciente aparece con una bala de oxígeno que nadie le ha dado.


Vemos cómo ha bajado del coche con el que ha venido, el familiar que le acompaña ha cogido una silla de ruedas del Hospital sin bala de oxígeno y cómo, al entrar en el Hospital, lleva habilitada una bala de oxígeno en el compartimento destinado a ello….obviamente sólo la ha podido coger del maletero del coche.


Tras interrogarle, farfulla que se la han dado hoy mismo, en otro lugar del Hospital y que la necesita porque su concentrador sólo dura 4 horas.


Tras hacer las oportunas averiguaciones, comprobamos que la bala de oxígeno es la que días antes había desaparecido del hospital.

El coste de una bala de oxígeno supera los 400€
¿Estamos hablando de un delito de robo?

 

Caso 2

Paciente que acude al Hospital en una TNA (transporte no asistencial) desde una localidad situada a más de 100 kilómetros, acompañado de su familiar.

En principio, acude a consultas externas pero el personal facultativo estima ingresar al paciente.

 

El familiar rechaza acompañarlo en su estancia hospitalaria.
Tras hacer efectivo el ingreso en la habitación designada, acude al servicio de ambulancias y con la misma solicitud de TNA con la que ha venido acompañando al paciente (es habitual hacer solicitudes de ida/vuelta) pretende volver a su localidad de origen.

Al gestionar la solicitud de transporte se le requiere que presente la identificación para comprobar que es el receptor del servicio.
El nombre de pila del paciente es confuso, en cuanto a su género.

Dice que no necesita probar nada y que tiene derecho a volver porque “si me traen , me tienen que volver a llevar a mi casa”

Tras hacer las oportunas averiguaciones se comprueba que trata de suplantar la identidad de su familiar ingresado y volver “gratis” a su localidad de origen.
Se le deniega la solicitud de transporte porque éste está destinado exclusivamente para pacientes.


La persona profiere insultos y amenazas a los profesionales del Hospital que le atienden.

 

 Cartel advertencia repercusiones legales por insultos

 

 

 

¿Qué se hace con estos pacientes?

¿Nos olvidamos de lo sucedido?
¿Tenemos que vigilarlos "de cerca", cada vez que vengan al Hospital?

¿Hay previsto algún tipo de castigo, recriminación o similar?

 

El CELADOR

Casualmente, entre las funciones de los celadores, mencionadas en la preconstitucional Orden de 5 Julio de 1971 sobre el Estatuto Personal No Sanitario, están:

Cuidarán, al igual que el resto del personal de que los enfermos no hagan uso indebido de los enseres y ropas de la Institución, evitando su deterioro o instruyéndoles en el uso y manejo de la persianas, cortinas y útiles de servicio en general.

Vigilarán, asimismo, el comportamiento de los enfermos y de los visitantes, evitando que esos últimos fumen en las habitaciones, traigan alimentos o se sienten en las camas, en general, toda aquella acción que perjudique al propio enfermo o al orden de la Institución

 

 

LEYES

Los Derechos y deberes de los pacientes vienen recogidos por la Ley 1/2003, de 28 de enero, de la Generalitat Valenciana (cada CCAA tendrá la suya…)
En su título IX dice
1. Hacer buen uso de los recursos, prestaciones asistenciales y derechos, de acuerdo con lo que su salud necesite y en función de las disponibilidades del sistema sanitario.

 

La Ley General Sanidad, dice en su artículo 11:

2. Cuidar las instalaciones y colaborar en el mantenimiento de la habitabilidad de las lnstituciones Sanitarias.

 

3. Responsabilizarse del uso adecuado de las prestaciones ofrecidas por el sistema sanitario, fundamentalmente en lo que se refiere a la utilización de servicios, procedimientos de baja laboral o incapacidad permanente y prestaciones terapéuticas y sociales.

El artículo 35, describe las Infracciones leves.

1.ª Las simples irregularidades en la observación de la normativa sanitaria vigente, sin trascendencia directa para la salud pública.

 

Las sanciones por infracciones leves, pueden llegar hasta los 3000€

 

En la práctica diaria…

¿Se realizan actuaciones contra el mal comportamiento de los pacientes?

¿Es útil hacerlo vía penal?

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Sanidad Aragón sancionará a los pacientes que hagan un mal uso del sistema sanitario

¿En qué casos se impondrían las multas por usar mal la sanidad pública?

22 Agosto 2018






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis