03JUN

Empoderar es a informar como entrenar es a decidir


Empoderar a los profesionales para que entrenen a los pacientes



Empoderar, paciente en el centro, medicina individualizada, decisiones compartidas…

Ya no es una moda.
No son novedosos términos usados por influencers, “earleyadopters” o frikis enganchados a cualquier novedad gramatical (prioritariamente proveniente desde el idioma de la gran Bretaña).

Cualquier profesional sanitario, en el congreso/jornada de su especialidad, ha oído hablar de ello, ha escuchado atentamente a algún colega transmitir la necesidad de contar con el paciente, incluso algunos han podido oírlo de boca de algún intrépido paciente que ha tenido la osadía de dirigirse a ellos en algún evento para profesionales (fíjense en el uso -no arbitrario- de los términos oír y escuchar).

 

Aprovecho para saludar afectuosamente a Farmaindustria/Fenin y a sus normas sobre las relaciones empresas versus pacientes.
Porque es versus, lo de empresas junto con los pacientes es aún muy desequilibrado.

 

Pero a lo que iba, que me lío con mis neuras.

¿Qué ha cambiado hasta ahora con este rol del paciente?


En el formato agudo de la enfermedad más bien poco, sospecho.
Y en la categoría de crónicos, más bien chapa y pintura. Chasis y motor siguen casi intactos.

 

¿La mayor parte de profesionales sanitarios ha cambiado la forma de abordar los consentimientos informados?
Temo que no mucho…y este aspecto me parecía un indicador de seguimiento.

 

¿Han cambiado los procesos clínicos, las guías de práctica clínica, los consensos, los algoritmos….?
No mentarás la palabra paciente en vano.
¿Cuántos de ellos han reformulado sus posturas para "dejar espacio" al paciente?

 

Los procesos de enseñanza aprendizaje de médicos/enfermeras…¿han cambiado en algo? ¿Se incluyen entrenamientos en competencias para manejar el rol de paciente informado/experto?
Por lo que veo a mi alrededor, adoptan nuevas posturas los profesionales más veteranos que los residentes…

 

 

 

Ya que he nombrado la palabra entrenamiento…voy a lo que venía con este post.
Empoderar es a información como entrenar es a decisión

 

Lo comenté el otro día en #seecir18
Un paciente crónico no tiene suficiente con recibir información del profesional, ni tener acceso a la información vía Dr. Google, manejar apps especializadas, tener acceso a su historia clínica en cualquier momento (aunque sea ciencia ficción ahora mismo…) o todos los etc que queramos.

 

El rol de paciente crónico supone tomar decisiones.
Con o sin los profesionales sanitarios.
En DM1 casi siempre es “sin”… 0.0 en decisiones

Y para eso no nos entrenan, nos informan, nos enseñan a pescar información, pero no nos entrenan.

 

Entrenar a tomar decisiones supone no sólo acceder e interpretar información (incluso biomédica) sino a asumir las repercusiones psicológicas de tener que hacerlo.
Los vaivenes emocionales son mucho más jodidos de afrontar.
Y, a veces, dependiendo quien y cuando, no llegamos a esas exigencias.

 

Las consecuencias sociales de nuestras “decisiones diabéticas” son incomprendidas...el otro día leía a mi amiga Montse la cantidad de veces que le habían llamado loca (por las conductas relacionadas con la DM1 de su hija).
Y para esto tampoco nos entrenan.

 

Y tengo miedo  

La tecnología, antes o después, va a solventar gran parte de nuestros problemas.
La investigación, más después que antes, seguramente logre una cura para la DM1

En el segundo caso ya no tendremos que preocuparnos de nada.
En el primer caso, la necesidad de entrenamiento seguirá existiendo.

 

Me habréis oído/leído decir, alguna vez, que tocamos a 1 hora de educación diabetológica por paciente y año.
Os añado otro dato.


Seguramente en los próximos 5 años, entre jubilaciones y concursos de traslados, perderemos a más del 50% de las enfermeras educadoras actuales.

 

Y esto nos debería asustar mucho.

Ellas son quienes deben entrenarnos.

 

3 junio 2018






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis